Pioneros en la agricultura urbana - Diseños y Conceptos Inteligentes
7163
post-template-default,single,single-post,postid-7163,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,averly-ver-1.5,,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-main-style1,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Blog Urbano

Pioneros en la agricultura urbana

Cada día más personas se están involucrando en agricultura urbana y periurbana. Entre ellos, aquí te nombramos 9 países que en sus ciudades principales lo practican.

Canadá, en la ciudad de Montreal, el 42% de sus habitantes practican la agricultura urbana son ejemplares, lo realizan a través de sus patios, terrazas, balcones y espacio público.

Singapour, en su capital los Sky Greens (granjas verticales) tiene la capacidad de cultivar cualquier tipo de hortalizas y vegetales reciclando agua y ocupando una mínima cantidad de energía eléctrica, convirtiéndose en un ejemplo de maximización de los recursos.

Nueva York en Brooklyn Grange, la huerta en una terraza más grande del mundo. En 2010, una iniciativa vecinal en la ciudad de Nueva York logró la financiación necesaria para comenzar con este proyecto. Lo que comenzó convirtiendo la azotea de una nave de Brooklyn en un fantástico huerto urbano comunitario, cuenta hoy día con más de 10.000 m2 de cultivos en azoteas de Brooklyn y Queens (Nueva York)

Diferentes Ciudades en Latinoamérica han empezado a marcar la diferencia.

Honduras se encuentra entre los países más pobres del mundo, en Tegucigalpa el gobierno implementó huertos familiares en los patios y dicho proyecto ha mejorado la nutrición familiar. Producen rábano, cilantro, lechuga y pepinos, además de mejorar la nutrición también aportó en la economía.

Cuba, La Habana es una de las principales ciudades pioneras en la agricultura urbana, debido a que 90.000 residentes practican la producción de alimentos. El 50 % de los productos frescos que se producen anualmente en el país provienen de este sistema y su producción alcanzó en 2013 alrededor de 6.700 toneladas de alimentos para casi 300.000 personas en escuelas, hospitales y otros centros públicos.

Ecuador, Quito es una de las regiones más verdes de la región posee 140 huertos comunitarios, 800 huertos familiares y 128 huertos escolares, esto a través de políticas que se han estructurado para combatir la pobreza y el hambre.

Perú, en Lima se puso en marcha un programa para promocionar la agricultura urbana en los 43 distritos de la ciudad lo cual ha propiciado el interés de diversas comunidades garantizando el acceso, la disponibilidad y la estabilidad de alimentos. En Pachacámac la agricultura urbana es practicada por mujeres tenaces que luchan por fertilizar la tierra, regarla con poca agua y controlar las plagas sin el auxilio de insumos químicos nocivos.

México, para 1992 Ciudad de México fue clasificada como la ciudad más contaminada del mundo, lo cual levantó la alerta en los gobiernos, los cuales han desarrollado programas e iniciativas para mejorar la calidad de vida; entre ellos un programa de la Secretaría de Medio Ambiente ayudó a instalar camas de plantas suculentas en más de 12.300m2 de azoteas, escuelas, hospitales y museos.

Colombia, desde hace varios años, el Jardín Botánico de Bogotá lidera un proyecto de agricultura urbana que ya han capacitado a más de 53.000 personas, en 19 localidades de la capital. Hoy en día, en Bogotá, 8.500 familias producen alimentos para consumo doméstico, y se calculan unos 10.000 agricultores urbanos.

En las ciudades de América Latina se está llevando a cabo una revolución casi espontánea con el desarrollo de la agricultura urbana y periurbana. Importante que Barranquilla pueda implementar este proyecto que puede ayudar a trabajar por el cambio climático y no agotar los recursos naturales. La ciudad por su excelente ubicación geográfica y clima cálido puede hacer de esta práctica más fácil, y abre la posibilidad de integrarlo a posibles iniciativas públicas; pero antes es importante tener en cuenta aspectos de demográficos y culturales ¿Estarían interesados los barranquilleros en practicar la agricultura urbana?

¿Cómo se puede volver atractiva esta solución en una ciudad conocida por la intensidad de la asoleación? Son interrogantes que se pueden empezar a resolver con el fin de identificar las condiciones de Barranquilla y cuanto puede aportar a los desafíos globales.